Friday, November 30, 2012


Fuente global: http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/

      
Michel Jarraud: 
El cambio climático está teniendo lugar ante nuestros ojos
Entrevista a Michel Jarraud, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que advierte del hecho tras observar cómo los últimos once años se encuentran entre los más cálidos de la historia.
FUENTE | ABC Periódico Electrónico S.A. 30/11/2012

Los últimos once años (2001-2011) se encuentran entre los más cálidos de la historia, y los primeros diez meses de 2012 indican que este año no será una excepción, a pesar de la influencia de un moderado episodio de La Niña a principios del año. Según los datos del Estado Mundial del Clima 2012, que hizo público la OMM, el año se ha caracterizado por una calidez inusual en la mayor parte de la superficie terrestre, aunque aún es pronto para aventurar en qué puesto se situará 2012 a nivel global. 
De lo que no hay duda, según destaca este informe provisional de la OMM, presentado en el marco de la Cumbre de Cambio Climático, que se está celebrando en Doha (Qatar), es de que los eventos climáticos extremos afectaron a muchas partes del mundo, pero sobre todo, al hemisferio norte. El más llamativo de todos fue el récord a la baja que marcó la extensión del hielo marino en el Ártico a final del verano, un 18% menor que el anterior récord, registrado en 2007. 
"ANTE NUESTROS OJOS" 
Michel Jarraud, secretario general de la OMM, aseguró rotundo que "el cambio climático está teniendo lugar ante nuestros ojos". Prueba de ello, además del deshielo ártico, han sido las olas de calor que han afectado al hemisferio norte, las más importantes entre marzo y mayo en Norteamérica y Europa, mientras que Rusia sufría el segundo verano más cálido de su historia después del de 2010; la sequía que afecta a dos tercios de Estados Unidos; las inundaciones en África occidental y el Sahel a causa de un monzón más activo o las lluvias más abundantes en el sur de China en más de 30 años, o la activa temporada de huracanes en el Atlántico, siendo Sandy el más destructivo. 
En general, la temperatura de la superficie terrestre y de los océanos en estos primeros diez meses del año se ha situado 0,45ºC por encima del promedio entre 1961 y 1990, lo que ya hace de este periodo el noveno más cálido desde que comenzaron los registros en 1850. Las temperaturas estuvieron por encima de la media sobre todo en América del Norte, Europa meridional, el sur y oeste de Rusia, y partes del norte de África. Tanto es así, que la Administración Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (NOAA) ya advirtió hace unas semanas que 2012 va camino de convertirse en el año más cálido de la historia en su territorio. Ni siquiera los registros de Alaska, con temperaturas por debajo de las media, han suavizado el saldo final de la temperatura en Estados Unidos. También en Australia estos diez meses transcurridos han sido más fríos que la media. 
TEMPERATURAS EN EUROPA
En Europa, la temperatura media con la que se cerrará el año no parece estar tan clara. Las temperaturas más cálidas de lo normal fueron evidentes en toda la región durante diciembre de 2011 y la mayor parte de enero de 2012, afectando las condiciones de frío solo desde finales de enero hasta mediados de febrero, lo que resultó en un invierno suave en general para muchos países europeos. 
Sin embargo, después de esos días de frío intenso, surgieron de nuevo temperaturas medias más cálidas, y marzo trajo consigo días veraniegos en muchos zonas de Europa. Así, Noruega tuvo el mes de marzo más cálido, Suiza, el segundo; mientras que Austria, Países Bajos, Reino Unido y Alemania, ese mes se situó como el tercero más caliente. Unas condiciones que continuaron en el verano en el sur y sureste de Europa y en Groenlandia, mientras que los termómetros estuvieron por debajo de la media en todas las regiones del norte de Europa, incluyendo el norte de las Islas Británicas y Escandinavia. 
En general, el verano del hemisferio norte de 2012 se sitúa como uno de los más cálidos para algunos países meridionales, entre ellos España, que registró su cuarto verano más caluroso. Dinamarca y Reino Unido, por su parte, tuvieron su verano más fresco desde 2000 y 1998, respectivamente. 
Autor:   Araceli Acosta


Este año también será uno de los más cálidos desde que hay registros
La tendencia al calentamiento global se afianza y 2012 también cerrará como uno de los años más cálidos desde que comenzaron los registros a mediados del siglo XIX, con un nuevo récord en el deshielo del Ártico y una variedad de fenómenos meteorológicos que terminaron en desastres en todo el planeta.
FUENTE | EFEverde 29/11/2012

Según la Organización Meteorológica Mundial,OMM, que presentó hoy el Estado Mundial del Clima 2012, con los resultados de todos los fenómenos extremos ocurridos de enero a octubre, este año figura ya en "el noveno lugar de los más calientes jamás observados desde el inicio de la toma de datos en 1850". 
Para el secretario general de la organización, Michel Jarraud, esta evolución anormal del clima continuará, principalmente a causa de los gases de efecto invernadero -fenómeno causante del cambio climático-, cuya concentración en la atmósfera alcanzó igualmente niveles históricos este año. 
LA TEMPERATURA DEL PLANETA PRESENTÓ UN REGISTRO DE 0,4 GRADOS 
La temperatura media de la superficie del planeta (tierras y océanos) presentó una 'anomalía' de 0,4 grados centígrados por encima de lo normal, con una media mundial de 14,2 grados centígrados. 
Los años entre 2001 a 2011 estuvieron entre los más calientes jamás registrados y los científicos de la OMM ya pueden señalar que 2012 no será una excepción a esta tendencia, que ni siquiera ha podido ser revertida por la presencia a principios de año del fenómeno de 'La Niña', que hace bajar la temperatura media mundial. En abril, después de la disipación de 'La Niña', la temperatura de la superficie de tierras y océanos fue en aumento cada mes. 
UNA LLAMADA DE ATENCIÓN A LOS ESCÉPTICOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO 
Dirigiéndose a los escépticos del cambio climático, Jarraud admitió en una rueda de prensa que hay una 'variabilidad natural' del clima y que fenómenos como 'El Niño' y 'La Niña' inciden en las temperaturas y lluvias, pero agregó que "esto no pone en duda la tendencia general al calentamiento a largo plazo imputable a los cambios climáticos" provocados por el ser humano. 
El cambio climático se puede constatar, una vez más, a través de las elevadas temperaturas registradas en los primeros diez meses del año en distintas partes del planeta, y por el retroceso histórico experimentado por la capa de hielo del océano Ártico. Según los datos de la OMM, entre marzo y septiembre pasados la superficie helada perdió 11,83 millones de kilómetros cuadrados y en septiembre llegó a reducirse a la mitad con respecto a la extensión media mínima estacional del periodo 1979-2000. 
EPISODIOS CLIMATOLÓGICOS EXTREMOS EN TODO EL PLANETA 
A esto hay que sumar episodios climatológicos extremos que se manifestaron de manera diferente por todo el planeta. 
En Norteamérica hubo varias olas de calor, en Europa se rompieron numerosos récords de calor y Rusia vivió el segundo verano más caluroso de su historia, mientras que en Marruecos también se superaron varios récords de temperatura durante el periodo estival. Algunos países europeos registraron sus meses más secos en muchos años, como España, donde enero fue el sexto mes más seco registrado; Alemania, que tuvo su tercer marzo más seco; y Portugal, con el febrero más seco desde 1931. En los primeros tres meses del año, las lluvias en España fueron las más reducidas desde 1947 y esas condiciones secas siguieron afectando el país durante el verano, que fue el menos lluvioso de los últimos 60 años. Asimismo, "una gran parte de Sudamérica -con un énfasis particular en el norte de Argentina- y de África tuvieron 'temperaturas superiores a la normal'". 
Las sequías también fueron más intensas de lo habitual, afectando al 65 por ciento del territorio de Estados Unidos, mientras que el norte de Brasil conoció la peor sequía del último medio siglo y en Australia se observó un déficit del 31 por ciento en las precipitaciones durante el periodo abril-octubre. 
LAS INUNDACIONES GOLPEARON A LOS PAÍSES AFRICANOS 
El fenómeno opuesto, las inundaciones, golpeó a varios países africanos, ciertas regiones del sur de China vieron caer las lluvias más abundantes de los últimos 32 años y Argentina registró en agosto "lluvias e inundaciones récord". 
En cuanto a nevadas y frío extremo, el oriente de Rusia llegó a experimentar temperaturas de entre 45 y 50 grados bajo cero al final de enero, varias regiones de Europa del este conocieron mínimas de 30 grados bajo cero y en el norte de Europa se bajó en ciertos lugares a 40 bajo cero. 
Autor:   Isabel Saco

El Ártico sufre ya los efectos de un cambio climático peligroso
Dos décadas después de que Naciones Unidas estableciera la Convención Marco sobre Cambio Climático para 'prevenir la peligrosa interferencia de la mano del hombre en el sistema climático de la Tierra', el Ártico muestra los primeros signos de un cambio climático peligroso. Así lo asegura un grupo de científicos, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en un artículo publicado en el último número de la revista Nature Climate Change.
FUENTE | CSIC 01/02/2012

Según los investigadores, el Ártico sufre ya algunos de los efectos que, de acuerdo con el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), se corresponden con un 'cambio climático peligroso'. La velocidad del calentamiento supera ya a la de adaptación natural de los ecosistemas árticos. Además, las comunidades esquimales están viendo peligrar su seguridad, su salud y sus actividades culturales tradicionales.
Los expertos reclaman un esfuerzo para desarrollar indicadores que alerten con tiempo de estos cambios, mitigar sus causas y reconstruir la capacidad de adaptación y recuperación de ecosistemas y comunidades. 
"Nos enfrentamos a la primera evidencia clara de un cambio climático peligroso y, sin embargo, parte de los científicos y los medios de comunicación están sumidos en un debate semántico sobre si el hielo oceánico del Ártico ha alcanzado o no un umbral de inflexión. Todo ello está distrayendo la atención de la necesidad de desarrollar indicadores que alerten de la proximidad de futuros cambios abruptos y de la formulación de políticas para evitarlos verdadero objetivo de desarrollar indicadores que alerten de futuros cambios abruptos", señala el investigador del CSIC Carlos Duarte, autor del artículo. 
Los umbrales de inflexión o tipping points se definen como puntos críticos dentro de un sistema cuyo estado futuro puede verse alterado cualitativamente por pequeñas perturbaciones. Por otro lado, se denominan elementos de inflexión o tipping elements a aquellos componentes del sistema Tierra que pueden mostrar puntos de inflexión. Según los científicos, el Ártico presenta la mayor concentración de elementos de inflexión potenciales del planeta, entre ellos el hielo oceánico, la placa de hielo de Groenlandia, las regiones de formación de aguas profundas del Atlántico Norte, los bosques boreales, las comunidades de plancton, el permafrost y los hidratos de metano marinos. 
"El Ártico es, por todo ello, una región particularmente propensa a mostrar cambios abruptos y trasladarlos al sistema Tierra global. Es necesario buscar señales de alerta temprana que nos avisen de la proximidad de umbrales de inflexión para el desarrollo y el despliegue de estrategias adaptativas. Todo ello contribuiría a adoptar políticas más preventivas", asegura Duarte. 
EFECTOS EN EL CLIMA GLOBAL 
En otro trabajo publicado en el último número de la revista AMBIO, Duarte y otros investigadores del CSIC detallan los elementos de inflexión presentes en el Ártico y aportan evidencias de que muchos de ellos han entrado ya en una dinámica de cambio que puede llegar a ser abrupto en la mayoría de los casos. Según el estudio, es posible observar numerosos elementos de inflexión que impactarían en el sistema climático global de ser perturbados. 
"En este trabajo aportamos evidencias de que muchos de estos elementos de inflexión están ya en marcha e identificamos cuáles son los umbrales de cambio climático que podrían acelerar el cambio climático global. La propia reacción humana al cambio climático en el Ártico, dominada por un aumento de actividades como el transporte, la navegación y la explotación de recursos podría contribuir a acelerar los cambios que ya están sucediendo", explica el científico del CSIC. 
Los científicos creen que cerca del 40% de las emisiones de metano de origen antropogénico podrían ser mitigadas a un coste cero o con un beneficio económico neto. "A largo plazo, restringir las emisiones acumulativas de dióxido de carbono es esencial para ralentizar elementos de inflexión como la placa de hielo de Groenlandia", sentencian. 
Ambos artículos se han elaborado en el marco del proyecto con financiación europea Arctic Tipping Points.
Referencias bibliográficas:
• Carlos M. Duarte, Timothy M. Lenton, Peter Wadhams, Paul Wassmann. Abrupt climate change in the Arctic. Nature Climate Change. DOI: 10.1038/nclimate1386.
• Carlos M. Duarte, Susana Agustí, Paul Wassmann, Jesús M. Arrieta, Miquel Alcaraz, Alexandra Coello, Nuria Marbà, Iris E. Hendriks, Johnna Holding, Iñigo García-Zarandona, Emma Kritzberg, Dolors Vaqué. Tipping Elements in the Arctic Marine Ecosystem. Ambio. DOI: 10.1007/s13280-011-0224-7. 


El nivel del mar en la Antártida y Groenlandia aumentó 11 milímetros en las últimas dos décadas
La pérdida de hielo en la Antártida y Groenlandia es un proceso que avanza sin remedio desde hace 20 años. Así lo demuestra un estudio publicado en la revista Science, en el que se revela que las dos capas polares están sufriendo una mengua de hielo en una proporción suficiente como para elevar el nivel de las aguas marinas de forma considerable.
FUENTE | ABC Periódico Electrónico S.A. 30/11/2012

El deshielo de la Antártida y Groenlandia ha ayudado a aumentar el nivel del mar en 11,1 milímetros desde 1992, lo que equivale a una quinta parte de toda la elevación producida en el periodo de la investigación. Las nuevas estimaciones son dos veces más precisas que las anteriores gracias a la inclusión de nuevos datos ofrecidos por los satélites. Los investigadores han comprobado que desde 1992 las capas de hielo polar han contribuido a elevar una media de 0,59 milímetros el nivel del mar por año. No obstante, esta aseveración está sujeta a un grado de incertidumbre de 0,2 milímetros por año. Así las cosas, el nivel del mar se ha incrementado en 3,3 milímetros por año durante las últimas dos décadas, en gran parte debido a la expansión de las aguas oceánicas más cálidas.
El trabajo científico aporta medidas más precisas sobre la fusión en las capas de hielo polares. Docenas de equipos de investigadores del clima han consensuado sus métodos de medición sobre los cambios de las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia con el fin de descartar algunas observaciones contradictorias. 
Desde 1998, son varios los científicos que han aportado al menos 29 estimaciones diferentes de la cantidad de capas de hielo que han contribuido a elevar el nivel del mar. Las discrepancias en las mediciones oscilan entre los 1,9 milímetros a los 0,2 milímetros anuales. 
"Estamos empezando un registro de observación del hielo. Ello crea un nuevo compromiso a largo plazo, de manera que se va a disponer de un conjunto de datos cuya importancia va a aumentar a medida que se vayan efectuando nuevas mediciones", explica uno de autores del estudio, Ian Joughin, glaciólogo del Laboratorio de Física Aplicada en la Universidad de Washington (Estados Unidos). 
Hasta ahora se habían empleado tres métodos por distintos grupos. Estableciendo los lugares comunes y los tiempos de todos ellos, los investigadores han podido desechar algunas observaciones atípicas. De esta manera, se demuestra que los resultados concuerdan, aun admitiendo un grado de incerteza en las diversas metodologías. “Fue Alrededor de 1999 cuando las capas de hielo comenzaron a perder más masa y probablemente han estado perdiéndola más rápidamente desde entonces", argumenta otro de los autores, Benjamin Smith, también miembro del Laboratorio de Física Aplicada, Benjamin Smith. 
El empeño de acrecentar la colaboración, auspiciado por el profesor Andrew Shepherd, de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, armoniza tres formas existentes para medir esta pérdida. El primer método tiene un enfoque contable y se basa en la combinación de modelos climáticos y observaciones para registrar la ganancia o la pérdida de hielo. Los otros dos métodos emplean los satélites especiales para intentar cuantificar con exactitud la altura y la fuerza gravitacional de las capas de hielo con el fin de calcular la cantidad de hielo presente. 
Autor:   Andrés Jiménez


El hielo de Groenlandia y parte de la Antártida se 'colapsó' hace miles de años
El hielo de Groenlandia y del oeste de la Antártida se derritió por completo hace 400.000 años, en una época cálida en la que el nivel de las aguas subió entre seis y trece metros, según un estudio publicado en la revista Nature.
FUENTE | Agencia EFE 15/03/2012

La investigación analizó el hielo de estas regiones y permitió obtener mucha información sobre los últimos cientos de miles de años, gracias a la paleoclimatología, una ciencia que en los últimos años ha cobrado importancia porque sus hallazgos permiten calcular mejor el impacto del cambio climático en la superficie terrestre. Hasta ahora se creía que el nivel de las aguas había subido más de veinte metros, pero el último estudio concluyó que fueron entre seis y trece, según el análisis a cargo de un equipo de geólogos de la Universidad de Columbia, en Nueva York.
Según los científicos, hasta ahora se estimaba que en el Pleistoceno, época en la que se produjeron cuatro glaciaciones intercaladas con períodos más cálidos, el nivel de las aguas en las islas Bahamas y Bermudas se incrementó más de veinte metros en comparación con el actual, debido a una subida de las temperaturas. Sin embargo, los expertos estudiaron el relieve costero de estos archipiélagos y concluyeron que el crecimiento de las aguas hace 400.000 a 410.000 años fue menor de lo pensado. 
En la Antártida, donde en algunas zonas la masa de hielo alcanza los cinco kilómetros de espesor sobre su superficie rocosa, los hielos se extienden más allá de los límites del continente y forman extensas capas sobre las grandes bahías del océano Antártico. El aumento, según los cálculos de Maureen Raymo, paleoclimatóloga de la Universidad de Columbia y autora principal del artículo, debió oscilar entre seis y trece metros y se produjo en gran parte porque las capas de hielo de Groenlandia y la costa oeste de la Antártida se 'colapsaron', es decir, se derritieron por completo. 
En cambio, las capas de hielo del este del continente resistieron mejor el aumento de las temperaturas, ya que en esta región la masa de hielo es mayor y se ha comportado de forma más estable frente a las variaciones del clima a lo largo de la historia. Esta diferencia entre regiones se debe a que en Groenlandia y la costa oeste de la Antártida "el clima no es tan frío como al este y son zonas más próximas a un océano de aguas cálidas", explicó Raymo a Efe. 
Según la experta estadounidense, estos nuevos cálculos permitirán predecir de forma más precisa cómo el cambio climático actual afectará al nivel de las aguas en los próximos años. En este sentido, Raymo indicó que, aunque sus estimaciones son menores que las que se mantenían hasta ahora, "una subida del nivel del mar entre seis y trece metros en la actualidad sería desastrosa para nuestra sociedad".
En el presente, las capas de hielo de Groenlandia y del oeste de la Antártida son también las dos que se derriten a mayor velocidad, según distintas mediciones llevadas a cabo por satélite, subrayó Raymo. Sin embargo, tal y como pasara en el Pleistoceno, la capa del este de la Antártida vuelve a resistir mejor el aumento global de la temperatura terrestre, pese a que los geólogos siguen preocupados por la pérdida de hielo que se ha producido en sus regiones costeras en los últimos años. 

La temperatura subirá 4 grados para 2100, dice el Banco Mundial
El presidente de la institución internacional, Jim Yong Kim, afirmó que "la falta de acción respecto al cambio climático amenaza con hacer que el mundo que hereden nuestros hijos sea completamente diferente al nuestro".
FUENTE | Agencia EFE verde 19/11/2012

De acuerdo al estudio, realizado por el Postdam Institute for Climate Impact Research (PIK), los efectos de este recalentamiento serían devastadores y subrayó que es importante que la temperatura no suba más de 2 grados centígrados a finales de siglo.
"Las respuestas de la Tierra tienden a no ser lineales. Si nos aventuramos más allá del tope de los dos grados, hacia los cuatro, el riesgo de cruzar puntos de inflexión aumenta de manera aguda", explicó John Schellnhuber, director del PIK, en la nota de prensa. 
INCREMENTO MEDIO DE 6 GRADOS 
El documento destaca que, de alcanzarse este calentamiento, se produciría un incremento de la temperatura media de los veranos en el Mediterráneo, Norte de África, Oriente Medio y partes de EE.UU. de hasta 6 grados.
Además, la subida del nivel del mar sería de entre 0,5 y 1 metro, y apunta a que las ciudades más vulnerables están localizadas en Mozambique, Madagascar, México, Venezuela, India, Indonesia, Filipinas y Vietnam. 
"Muchas islas serían incapaces de sostener a sus comunidades. Se produciría una pérdida irreversible de biodiversidad", alertó Kim en conferencia telefónica con reporteros para presentar el documento "Bajemos el calor".
Como solución, el organismo internacional recomendó una mayor inversión en el crecimiento inclusivo basado en fuentes de energía menos contaminantes, invertir en infraestructuras y medios de transporte diseñados para minimizar las emisiones de carbono y aumentar la eficiencia energética, especialmente en los edificios. 

Un suelo seco genera más tormentas
Todos los sistemas del organismo dependen de ella, pues transporta los nutrientes hacia las células y se lleva las toxinas de las mismas. Sin ella la vida sería imposible. Su función en la Tierra es similar. El ciclo global del agua desempeña una labor fundamental en la circulación atmosférica planetaria, el control del ciclo energético (mediante el calor latente) y a través de los ciclos del carbono, los nutrientes y los sedimentos.
FUENTE | CORDIS: Servicio de Información en I+D Comunitario 22/11/2012
Todos los sistemas del organismo dependen de ella, pues transporta los nutrientes hacia las células y se lleva las toxinas de las mismas. Sin ella la vida sería imposible. Su función en la Tierra es similar. El ciclo global del agua desempeña una labor fundamental en la circulación atmosférica planetaria, el control del ciclo energético (mediante el calor latente) y a través de los ciclos del carbono, los nutrientes y los sedimentos. Ahora una investigación apunta a que allí donde los suelos están cuarteados es más probable que se produzcan tormentas vespertinas. El estudio recibió fondos del proyecto WATCH («Agua y cambio global»), financiado a su vez con 9,9 millones de euros mediante el área temática «Desarrollo sostenible, cambio planetario y ecosistemas» del Sexto Programa Marco (6 PM) de la Unión Europea. 
En el equipo de investigación participaron científicos de distintos países de la Unión Europea, como Francia, Países Bajos, Austria y Reino Unido, bajo la dirección del Dr. Chris Taylor, perteneciente al Centro de Ecología e Hidrología del Consejo Nacional de Investigación del Entorno Natural del Reino Unido (NERC). En su investigación, publicada en Nature, se estudiaron distintos procesos hidrológicos en todos los continentes. 
Los resultados obtenidos por el equipo de investigación influirán en gran medida en la mejora de los modelos climáticos y meteorológicos globales actuales, que posiblemente estén simulando en la actualidad una cantidad excesiva de sequías. Los científicos estudiaron imágenes de satélites meteorológicos capaces de registrar la formación de nubes de tormenta en todo el planeta. A continuación establecieron relaciones entre la ubicación de estos fenómenos tormentosos e imágenes que indicaban el grado de humedad del suelo. Los resultados fueron sorprendentes. 
El Dr. Taylor los explicó en los siguientes términos: «Habíamos analizado tormentas en África y sabíamos que las nubes que portan lluvia solían acumularse en zonas en las que no había llovido en varios días. La sorpresa llegó al observar un patrón similar en otras regiones del planeta como en Estados Unidos o en la Europa continental. Esperábamos que en estos climas menos extremos, con más cubierta vegetal, el efecto de la humedad del suelo fuese demasiado leve como para poder detectarlo.» 
Los investigadores compararon sus observaciones con seis modelos globales climáticos y meteorológicos utilizados para simular el cambio climático y descubrieron que los modelos climáticos actuales calculan el efecto contrario y predicen lluvias sobre suelos más húmedos. Esto implica que es más probable que los modelos vigentes indiquen un círculo vicioso en el que los suelos secos dan lugar a menos lluvias y por tanto una mayor sequía y así sucesivamente. El artículo concluye que la solución de este problema debería ser una prioridad para los científicos dedicados a los modelos climáticos. 
El Dr. Taylor añadió: «Tanto el calor como la humedad son dos componentes básicos que dan lugar a la acumulación de nubes de lluvia por la tarde. En un día soleado el suelo calienta el aire y crea una columna térmica que se eleva varios kilómetros en la atmósfera. Si el suelo está seco estas columnas son más intensas. Nuestra investigación muestra que este fenómeno aumenta la probabilidad de que se produzcan precipitaciones.» 
La Dra. Françoise Guichard del CNRM-GAME (CNRS y Meteo-France) incidió sobre la necesidad de «mejorar los modelos climáticos para comprender mejor la influencia del cambio climático global a escalas regionales menores sobre la superficie terrestre». 
El proyecto WATCH reunió a expertos en hidrología, recursos hídricos y climatología para analizar, medir y predecir los componentes de los ciclos del agua global actual y futura y el estado de los recursos hídricos relacionados. Además se evaluaron las incertidumbres existentes y se aclararon distintos aspectos sobre la vulnerabilidad de los recursos hídricos globales en relación a los principales sectores económicos y colectivos sociales. 

No comments: