Friday, June 29, 2007

Otoño y Puente del Inca en la 5a. Región...

Otoño

Puente del Inca

¿Una reforma a la educación? .... y Chile.

¿Por qué ciencias de la Tierra?

Casi todo lo que hacemos diariamente está vinculado de algún modo a nuestro planeta Tierra, a su suelo, a sus océanos, a su atmósfera, a sus plantas y animales. Los alimentos que comemos, el agua que bebemos, nuestras casas y oficinas, las ropas que vestimos, la energía que usamos y el aire que respiramos son recursos que crecen, se extraen, nos rodean o se mueven a través del planeta.

Se proyecta que para el año 2025 habrá en el mundo alrededor de ocho mil millones de personas. A este paso, si seguimos explotando los recursos naturales para mantener un alto nivel de vida, es nuestra obligación, como individuos y como ciudadanos, conocer más y mejor a nuestro planeta, sus procesos, sus recursos naturales, y su medio ambiente. Por lo tanto, solamente a través de la enseñanza de las ciencias de la Tierra los estudiantes podrán entender y apreciar a nuestro complejo planeta.

Para promover una sociedad científicamente culta, que sepa administrar sabiamente sus valiosos recursos naturales, el Instituto Americano de Geología, en coordinación con sus miembros asociados, se adhiere al Estándar Nacional de la Educación en Ciencias (1996) del Consejo Nacional de Investigación, y concuerda que las ciencias de la Tierra deberían ser:

• Incluidas como parte del currículo de ciencias en todos los niveles escolares
• Ofrecidas como curso obligatorio en ciencias, como condición necesaria para graduarse en la escuela secundaria
• Evaluadas a través de exámenes aprobados por los gobiernos estatales.

En última instancia el futuro está en las manos de estudiantes, padres, abuelos, maestros y educadores, administradores docentes y políticos de todos los niveles del gobierno. El futuro de las ciencias de la Tierra y ciertamente el futuro mismo, esta en vuestras manos.

¡Porque vivimos en el planeta Tierra!

“Nunca faltó un momento, mientras pude observar a nuestro planeta desde el espacio, sin asombrarme del importantísimo papel que la geología ha tenido en el desarrollo de la humanidad”

Dr. James F. Reilly, Jr., astronauta y geólogo de la NASA, reflexionando sobre su experiencia cuando trabajó en la Estación Espacial Internacional.


Nuestras vidas y nuestra civilización dependen de que sepamos entender y administrar los recursos naturales de nuestro planeta. Los procesos geológicos nos afectan a todos por igual. Los patrones climáticos influyen en la disponibilidad de recursos hidrológicos y en el potencial de incendios forestales. Los terremotos, erupciones volcánicas, huracanes e inundaciones pueden matar a muchas personas y causar enormes daños y perjuicios económicos.

Así como la Tierra influye directamente sobre cada uno de nosotros como individuos, sociedades o naciones, nosotros también tenemos la capacidad de afectarla con nuestras actividades. La expansión tecnológica y el crecimiento de la población mundial traen como consecuencia un aumento en la demanda de recursos naturales. La extracción y el uso de estos recursos afectan el medio ambiente del planeta, creándose así nuevos problemas que las generaciones futuras deberán resolver. Debemos entonces prepararnos para obtener los conocimientos necesarios que nos permitan encarar y solucionar dichas cuestiones.


Las ciencias de la Tierra nos permiten pensar globalmente y actuar a nivel local para tomar decisiones apropiadas sobre asuntos importantes para nuestras vidas, como individuos y como miembros de una sociedad. La gente que mejor entiende los procesos geológicos que nos afectan podrá tomar mejores decisiones a la hora de escoger un lugar donde comprar o construir una casa por ejemplo, evitando zonas de mayor riesgo. Podrán también discutir sobre cuestiones de recursos de agua, planificación y desarrollo urbano, cuestiones de seguridad nacional, cambios climáticos globales, y el uso y manejo adecuado de los recursos naturales para su mejor conservación.

Una sociedad bien informada, consciente de las complejas relaciones que existen entre el ser humano y su planeta, apoya y reconoce la importancia de la enseñanza de las ciencias naturales en todos los niveles escolares, primario, secundario y superior. Todo el mundo se beneficia cuando se enfatiza la enseñanza de las ciencias de la Tierra.


Las ciencias de la Tierra benefician a toda la sociedad.
Las ciencias de la Tierra producen ciudadanos bien informados.

Ya que vamos a vivir en este planeta, es necesario entender como funcionan, sus procesos y a sus relaciones con las distintas partes que la componen. Y son justamente las ciencias de la Tierra las que proveen un enfoque integrado e interdisciplinario que nos permiten comprender todo el planeta.

Las ciencias de la Tierra abarcan y ponen en práctica los conocimientos de la geología, biología, química, física, ecología y matemáticas, lo cual permite solucionar los complejos problemas interdisciplinarios que existen.

La enseñanza de las ciencias de la Tierra mejora también nuestra habilidad para pensar de manera crítica, ofrece una perspectiva histórica y mejora nuestra habilidad para pronosticar eventos del futuro. Para entender los procesos geológicos que nos afectan diariamente, los geólogos buscan evidencias de lo que sucedió en el pasado.

Esto no solo conecta a los estudiantes con el pasado sino que los desafía a pensar en el futuro. Las ciencias de la Tierra plantean cuestiones muy emocionantes y prácticas tanto a los niños como a los adultos.

Por ejemplo:


¿Por qué Chile es tan propenso a los terremotos?
¿Por qué se erosionan las playas y qué podemos hacer al respecto?
¿Por qué una zona de inundación no es un buen lugar para construir una casa?
¿De dónde sacaremos el combustible para nuestros autos y aviones en el futuro?
¿De dónde obtendremos agua fresca para tomar?
¿Cómo podemos ayudar a proteger el medio ambiente?
Los problemas que estudian las ciencias de la Tierra son ideales para la educación basada en la investigación, dicho proceso educativo el de mayor parecido al trabajo científico verdadero.

El papel de las ciencias de la Tierra crece continuamente en importancia para poder satisfacer las necesidades de la sociedad. Las ciencias de la Tierra desarrollan la habilidad del estudiante para resolver problemas, incluyendo el análisis tridimensional y comprensión del tiempo y las escalas. Estos científicos utilizan sus conocimientos para el hallazgo de fuentes de agua potable; en la exploración de nuevos yacimientos de petróleo y gas natural, carbón y metales; en la cartografía de los océanos y en el control de las variaciones climáticas; en la búsqueda de nuevos materiales que necesitamos para construir nuestras casas y caminos, así como los minerales y nutrientes que se utilizan en los campos de cultivo.

Los especialistas en ciencias de la Tierra trabajan para una gran variedad de organizaciones, incluyendo compañías mineras y petroleras, así como compañías de servicios del medio ambiente y construcción civil. Trabajan también para agencias gubernamentales municipales, estatales y regionales; así como en diversas instituciones docentes y académicas tales como escuelas y universidades. Los geólogos también trabajan en industrias no tradicionales, tales como en el área de telecomunicaciones y planificación financiera, asesorando a sus organizaciones en cuestiones geológicas que podrían afectar sus actividades.

En los Estados Unidos de Norte América hay más de 800 universidades que otorgan diplomas en ciencias de la Tierra y casi la mitad de ellas ofrecen el diploma de maestría, que es el grado académico necesario para iniciar una carrera profesional. Sin embargo, la formación en ciencias de la Tierra también construye las bases para desenvolverse en otras áreas, tal es así que casi la mitad de los graduados en ciencias de la Tierra se desenvuelven profesionalmente en áreas tan variadas como ingeniería, derecho, análisis de sistemas y administración financiera.

Las ciencias de la Tierra suministran una sólida base para muchas carreras profesionales, facilitando además el entendimiento de los diversos ambientes y procesos naturales que influyen sobre las actividades humanas. A pesar de todo esto, muchos jóvenes terminan la escuela secundaria desconociendo las contribuciones hechas por los especialistas en ciencias de la Tierra. Si queremos, como sociedad, satisfacer las demandas cada vez mayores del futuro, debemos hacer que la educación en ciencias de la Tierra sea una prioridad en todos los niveles escolares.

El estudio de ciencias de la Tierra te brinda una carrera de por vida.

Las ciencias de la Tierra han sido parte del programa de estudios de las escuelas estadounidenses desde hace más de cien años. Sin embargo, mucha gente todavía piensa que los estudios de biología, química y física lo constituyen todo en la educación en ciencias. En el siglo XXI tal actitud esta obsoleta y ya está cambiando.

El Estándar Nacional de la Enseñanza de Ciencias y el Marco de Referencia para la Enseñanza de Ciencias, definen los parámetros mínimos para educación en ciencias y reafirman la posición principal de la enseñanza en ciencias de la Tierra.

Estas normas promocionan la idea que las ciencias de la Tierra debería ser enseñadas a la par de la biología, química y física, como parte de una estrategia educativa nacional para el área de ciencias. La enseñanza de las ciencias de la Tierra aumenta nuestra comprensión y aprecio por las cuestiones que afectan a cada estado o región, tornándose de suma importancia la graduación de estudiantes con amplios y buenos conocimientos en ciencias de la Tierra.

En los últimos años, cuarenta y nueve estados han establecido el estándar para el aprendizaje de ciencias, señalando lo que los estudiantes deben saber y lo que deben ser capaces de hacer. En todos los casos estas normas enfatizan la importancia de las ciencias de la Tierra en la formación de ciudadanos bien preparados. Los programas estatales de ciencias en casi todo el país mencionan que las ciencias de la Tierra son necesarias para todos los estudiantes, y que los programas escolares deberían incluir estos temas desde el jardín de infantes hasta el último grado de la escuela secundaria.

Para entender de qué manera los programas estatales de educación han aplicado normas sobre el contenido en ciencias de la Tierra, el Instituto Americano de Geología realiza evaluaciones anuales sobre la enseñanza de esta materia en las escuelas secundarias. Estas investigaciones muestran lo mucho que se ha avanzado así como también la gran cantidad de trabajo que falta hacer para mejorar la enseñanza. Dichos estudios destacan el creciente énfasis en la enseñanza de ciencias de la Tierra. Casi el cincuenta por ciento de todos los estados del país incluyen ciencias de la Tierra en los exámenes de las escuelas secundarias.

Además treinta y siete estados tienen cursos en ciencias de la Tierra como requisitos obligatorios de graduación. La educación es una cuestión estatal y municipal. Por lo tanto necesitamos su apoyo y cooperación para asegurarnos que las ciencias naturales sean incorporadas a la enseñanza en todo el país. Por eso le pedimos que entre en contacto con el administrador escolar de su distrito, para informarse si las ciencias naturales son una opción en los requisitos de ciencias en sus escuelas secundarias, así como para verificar si las escuelas primarias y de nivel medio incluyen cursos sobre ciencias naturales.

Para obtener más información sobre cómo se puede apoyar la enseñanza de ciencias de la Tierra en las escuelas de su estado, o para obtener copias adicionales de este folleto para distribuir entre los educadores de su estado o condado, por favor sírvase llamar al Instituto Americano de Geología, teléfono (703) 379-2480 o escriba al correo electrónico
education@agiweb.org

Ciencias de la Tierra: ¡Hagámosla una realidad!

¿Por qué ciencias de la Tierra?

Hace relativamente poco tiempo que tuvimos las primeras vistas de nuestro planeta desde el espacio exterior, sorprendiéndonos lo hermoso y frágil que se veía nuestro hogar, “un pálido puntito azul en el espacio” como dijo Carl Sagan, muy diferente a los demás planetas del sistema solar. Nuestra casa, de color azul por su agua, blanca por sus nubes, y verde por su vida, es un planeta incomparable en nuestro sistema solar, y probablemente muy raro en el universo.

4220 King Street
Alexandria, VA 22302-1502
U.S.A.

AGI Member Societies

American Association of Petroleum Geologists • American Association of Stratigraphic Palynologists • American Geophysical Union • American Institute of Hydrology • American Institute of Professional Geologists • American Rock Mechanics Association • American Society of Limnology and Oceanography • Association for Women Geoscientists • Association of American State Geologists • Association of Earth Science Editors • Association of Engineering Geologists • Clay Minerals Society • Council on Undergraduate Research, Geosciences Division • Environmental and Engineering Geophysical Society • Friends of Mineralogy • Geo-Institute of ASCE • Geological Society of America • Geological Society of London • Geoscience Information Society • International Association of Hydrogeologists/U.S. National Chapter • International Basement Tectonics Association • Mineralogical Society of America • National Association of Black Geologists and Geophysicists • National Association of Geoscience Teachers • National Association of State Boards of Geology • National Earth Science Teachers Association • National Speleological Society • North American Commission of Stratigraphic Nomenclature • Paleobotanical Section of the Botanical Society of America • Paleontological Research Institution • Paleontological Society • Seismological Society of America • SEPM (Society for Sedimentary Geology) • Society for Mining, Metallurgy, and Exploration • The Society for Organic Petrology • Society of Economic Geologists • Society of Exploration Geophysicists • Society of Independent Professional Earth Scientists • Society of Mineral Museum Professionals • Society of Vertebrate Paleontology • Soil Science Society of America • U.S. Permafrost Association Photo Credits. (IB = from the AGI ImageBank) “Because” page: Earth, stars: Digital Vision. International Space Station: Pro Modelbuilders Inc. sandstone: Corbis Images. “Benefits Everyone” page: ice: Joel Simon—Digital Vision. mine, Seattle: IB Martin Miller. boats: IB Bruce Molnia—USGS. oil rig: Corbis Images. eruption1, eruption 2: IB USGS. earthquake damage: csun. tornado: IB NOAA. flood: IB NRCS. “Informed Citizens” page: water fountain: Bart Simpson. irrigation: Corbis. waterfall: Digital Stock. tributaries: Digital Vision. hydrologist IB, structure diagram, sinkhole, flooded car, fault: Martin Miller. planting: Lynn Betts—NRCS. plates map: IB NOAA. volcanologists: IB USGS. “Careers” page: planners, scientists in snow: IB NRCS. geoscientists with tubes, with microscope, on hillside IB: Martin Miller. paleontology class: IB AGI. technical lab.: IB Western Geco. mountain background: Digital Stock. Water testing: NRCS. “Make it Happen” page: brushed metal: John Foxx Images. rock inspection, fossil IB: Martin Miller. soil science class: Colleen Schneider—NRCS. Benchmarks for Science
Literacy: AAAS/Oxford University Press. National Science Education Standards: National Academy of Sciences Back page: Various: IB, Earth: Digital Vision.

La producción y distribución de este folleto han sido posibles gracias a la generosa contribución de la Fundación del Instituto Americano de Geología y sus patrocinadores. Visite nuestra página de Internet para ver la lista completa de los mismos en
http://www.agiweb.org/associates/list.html

Anticipación a una realidad.

Encuentran un nuevo camino al centro de la tierra

Los humanos siempre han querido ver el centro de nuestro planeta, tal y como lo caracterizó la novela de ciencia ficción de Julio Verne "Viaje al centro de la Tierra". Pero ahora un nuevo estudio de la NASA propone una técnica novedosa que puede establecer más precisamente la localización del centro de masa de la Tierra y cómo se mueve a través del espacio.

Conociendo la localización del centro de masa, determinado usando mediciones desde sitios en la superficie terrestre, es importante porque provee el marco de referencia a través del cual los científicos determinan los movimientos relativos de las posiciones en la superficie terrestre, en su atmósfera y en el espacio. Esta información es vital para el estudio global de los cambios del nivel del mar, los terremotos, volcanes y la respuesta de la Tierra al retraimiento de las capas de hielo después de la última era glacial.

La exactitud de las estimaciones del movimiento del centro de masa de la Tierra es incierta, pero podría variar desde 2 a 5 milímetros por año. Donald Argus del Laboratorio de Propulsión a Reacción en Pasadena, California, ha desarrollado una nueva técnica para estimar el centro de masa terrestre con una precisión de un milímetro al año colocando sitios en la superficie de la Tierra al combinar cuatro técnicas basadas en el espacio. Las cuatro técnicas fueron desarrolladas y operadas por la NASA en conjunto con otras agencias internacionales y nacionales. Los resultados del nuevo estudio aparecen en el número de junio del Geophysical Journal International.

Actualmente los científicos definen el centro de la Tierra de dos maneras: como si el centro de masa fuera sólido o como si fuera un sistema entero, que combina la parte sólida, las capas de hielo, los océanos y la atmósfera. Argus dice que hay sitio para mejorar estas estimaciones. "Las dos pasadas estimaciones internacionales del movimiento del centro de masa del sistema terrestre, realizadas en el año 2000 y en el 2005, difieren en 1,8 milímetros al año", señala Aarhus. Y agrega "Esta discrepancia sugiere que el movimiento de masa terrestre no es como nosotros quisiéramos".

Argus argumenta que los movimientos en la masa de la atmósfera terrestre y los océanos son estaciónales y no se acumulan para cambiar el centro de masa terrestre. Él cree que el centro de masa sólida de la Tierra da un punto de referencia más preciso. "El problema es mucho más que medir el centro de masa de un globo de gelatina, debido a que la Tierra constantemente cambia su forma debido a las fuerzas tectónicas y climáticas. Este nuevo marco de referencia toma un punto más cercano al centro exacto del centro de la Tierra".

Argus señala que este nuevo marco de referencia puede hacer importantes contribuciones para tratar de entender el cambio climático global. El hecho que la Tierra se esté calentando proviene en parte del incremento de los niveles de los mares globales, que se cree son debido al derretimiento de las capas de hielo en Groenlandia, Antártida y otros sitios. En años recientes, el nivel global de los mares ha aumentado más rápidamente, con una tasa actual de 3 milímetros al año. La incertidumbre en la exactitud del movimiento del centro de masa terrestre resulta en significativas incertidumbres en la medición de este índice de cambio.

"Conociendo los movimientos relativos del centro de masa del sistema terrestre y la masa del centro sólido de la Tierra ayudará a los científicos a determinar el porcentaje de hielo de Groenlandia y la Antártida que se está derritiendo hacia el océano" explica Argus. Él señala que esto mejorará las estimaciones del aumento del nivel del mar desde los altímetros del satélite como el Jason de la Agencia Espacial Francesa y de la NASA.

"Para los científicos que estudian el rebote post-glacial, este nuevo marco de referencia ayudará a entender mejor cómo el manto sólido y viscoso de la Tierra, afectaría la velocidad de elevación de la corteza terrestre en respuesta a la retracción masiva de las cubiertas de hielo que cubrieron áreas como Canadá, hace 20.000 años. Como resultado, se podrán realizar estimaciones más precisas de esos movimientos verticales y mejorar, a su vez, los modelos de predicción".

Los científicos ahora pueden usar esta nueva información para determinar más exactamente los movimientos de placas a lo largo de las zonas de fallas y mejorar con esto el conocimiento de los procesos volcánicos y los terremotos.

La nueva técnica combina datos de los satélites de sistema de posicionamiento global de alta precisión, una red láser de estaciones que dan seguimiento a satélites geodésicos de órbita alta, llamados Satélites Geodinámicos Láser o Lageos, una red de radio telescopios que miden la posición de la Tierra con respecto a los cuásares en los confines del Universo, conocido como Very Long Baseline Interferómetro y una red francesa de instrumentos que dan seguimiento de satélites denominados Doppler Orbit and Radiopositioning Integrated by Satellite, o DORIS.

Más información sobre Lageos en:

http://www.earth.nasa.gov/history/lageos/lageos.html
(Saa)
Más información en:
http://www.jpl.nasa.gov/

Noticias Relacionadas:
Remolinos magnéticos alimentan a la magnetosfera terrestre
Explorando la Tierra casi en tiempo real
Cluster establece por qué brillan las auroras
Misión Cluster descubre burbujas de gas en el campo magnético terrestre

Nuestro hermoso y "movido" país.

Monumento Nacional El Morado

Chile y la sismología...

SISMOLOGIA.

La superficie terrestre ha empezado a conocerse en su totalidad durante la segunda mitad del siglo XX, después de la segunda Guerra Mundial. Si bien los continentes se han representado en mapas desde el siglo XVI, los fondos oceánicos —dos tercios de la superficie de la Tierra— se cartografiaron en grandes territorios apenas desde 1959.

Hoy día tenemos un conocimiento general sobre el relieve terrestre: los cinturones montañosos, las depresiones, las planicies y otras formas de los continentes y las cuencas oceánicas. Pero al estudioso de las ciencias de la Tierra le preocupa algo más que la descripción de la superficie de ésta, le interesa, como en todas las ciencias naturales, entender el origen del objeto estudiado.

Los conceptos modernos sobre este tema se han establecido en la segunda mitad del siglo XX y han transformado las ideas que predominaron los 50 años anteriores, por ejemplo:


1) El fondo oceánico posee una superficie más accidentada que la tierra firme; la diferencia de alturas entre depresiones y montañas submarinas es en muchos casos superior a la altura sobre el nivel del mar del Monte Everest.

2) El relieve terrestre se debe a una actividad interna permanente a lo largo de toda la historia geológica, aunque no de la misma intensidad ni en el tiempo ni en el espacio.

3) Los rasgos de la superficie terrestre son jóvenes; en su mayor parte se formaron en los últimos dos millones de años, aunque hay regiones más antiguas.


Nuestro país es una piedra angular en la estructura de la superficie de la Tierra. Su variado relieve de sistemas montañosos, altiplanos y planicies costeras, además del de la zona económica exclusiva del fondo oceánico, atrae la atención de los especialistas de todo el mundo.


LA SUPERFICIE DE LA TIERRA

EL HOMBRE habita la superficie de la Tierra, en ella realiza su actividad diaria y obtiene los recursos fundamentales: el agua, los alimentos, los materiales para la construcción y muchos minerales útiles. Ha sido siempre motivo de preocupación el origen del mundo en que vivimos, sus dimensiones, su constitución interna, etc. Hoy día contamos con una información valiosa sobre estos temas, en algunos casos definitiva, en otros solamente en proceso de desarrollo.

Hasta principios de los años sesenta, en los libros de geografía de la escuela primaria se demostraba la forma esférica de la Tierra con los ejemplos bien conocidos de los eclipses, del barco que se aleja o acerca con respecto al horizonte, etc. A mediados de la misma década el asunto se volvió más simple: las imágenes obtenidas desde el exterior sustituyeron a las explicaciones antiguas.


El concepto de espacio se hizo más accesible y las distancias menores. En la pantalla de un televisor se puede observar un espectáculo que se realiza a miles de kilómetros de distancia, o el recorrido de hombres o robots en la superficie lunar. En otras épocas, el tamaño del mundo era el de la superficie que dominaban los habitantes de una determinada región. Los fenómenos naturales que los afectaban eran de carácter mundial. Una gran inundación podía transformarse en la leyenda del diluvio universal, un terremoto o la erupción de un volcán eran el presagio del fin del mundo.


Con el descubrimiento de América, en la agonía del siglo XV, el mundo se hizo más grande, y en la época de los satélites artificiales, más pequeño. Hoy día la velocidad de las comunicaciones aumenta, sea por los modernos medios de transporte, por el teléfono, el fax o el correo electrónico.


De los 510 millones de kilómetros cuadrados de la superficie de la Tierra, 361 (70.8%) están cubiertos por el agua de los océanos; el resto es tierra firme. El punto más alto es la cima del Everest, 8 848 m, mientras que el más bajo conocido se encuentra en la trinchera de las Marianas y posee 11 022 m de profundidad con respecto al nivel del mar. De esta manera, hay aproximadamente 20 km de diferencia vertical entre puntos extremos.


Si el concepto de espacio ha sido asimilado con dificultad por el hombre, mucho más difícil lo ha sido el del tiempo. Es natural que limitemos la vida de la naturaleza a nuestra escala de comprensión. La vida humana tiene un promedio de 70 años y la historia difícilmente registra lo sucedido hasta hace sólo 3 000 años. Todos los pueblos han tratado siempre de explicar el origen del mundo y, a falta de elementos para ello, lo atribuyeron a la voluntad de divinidades poderosas. A partir del siglo XVIII surgieron atrevidas hipótesis sobre el origen, edad de la Tierra y dimensiones del universo, en una lucha heroica contra el oscurantismo que dominaba en Europa.


Los primeros conceptos científicos sobre el origen de la Tierra los expusieron Kant y después Laplace en el siglo XVIII, y a partir de ellos se desarrolla la astronomía moderna. Buffon propuso en 1759 una edad mínima de 75 000 años para la Tierra, herejía que escandalizó a la autoridad eclesiástica. Avanzando gradualmente, con uno que otro tropiezo, la geología actual ha llegado ha establecer que la Tierra tiene una edad aproximada de 4 500 millones de años.


Otro problema es el origen de las irregularidades de la superficie terrestre. La ciencia moderna tiene que dar respuesta a interrogantes como éstas:

¿Cómo se formaron las montañas?
¿Por qué hay fosas profundas en los océanos?
¿Por qué existen continentes y océanos?.

La explicación puede hacerse en forma simple: las deformaciones de la superficie terrestre son una manifestación de los procesos que ocurren en el interior (endógenos) y en el exterior de la Tierra (exógenos) y se deben a la propiedad del movimiento permanente de la materia. La erupción de un volcán, un sismo, la deformación de las capas de rocas que constituyen las montañas, son manifestaciones de la actividad interna; la lluvia, el viento, los cambios de temperatura, las olas marinas, son ejemplos del movimiento de la materia en el exterior


Los procesos internos se encargan de crear las grandes formas del relieve terrestre: los continentes, los sistemas montañosos, las depresiones oceánicas, etc. Los procesos externos, relacionados con el clima y la fuerza de la gravedad, nivelan este relieve: las montañas son rebajadas y las depresiones rellenadas con sedimentos. Ambos fenómenos poseen velocidades determinadas. El relieve terrestre es el resultado de la lucha de procesos antagónicos internos y externos.


Si dejara de existir la actividad endógena, la superficie de la Tierra se volvería homogénea: el proceso de destrucción de las montañas sería continuo e irreversible. Prácticamente no existe porción estable. La actividad interna se manifiesta en grandes territorios por movimientos de ascenso, de hundimiento o de desplazamiento horizontal. Se producen con una velocidad variable, de milímetros a metros por siglo; lo mismo los procesos exógenos.


Las altas montañas se han formado por ascensos de mayor velocidad que la erosión que las destruye; las fosas profundas de los océanos, y algunas de los continentes, resultaron por un hundimiento cuya velocidad es superior a la de la acumulación de sedimentos que se encargan de rellenarla.


Al establecerse la geología, ciencia que estudia la Tierra, a mediados del siglo XIX, quedó claro para los científicos de la época que estos procesos endógenos habían actuado con notable intensidad en determinadas etapas de la vida de nuestro planeta, pero no se consideró que fueran permanentes y que en la actualidad se manifestaran en algunas regiones. No se tenían suficientes elementos para llegar a tales conclusiones.


La geología evoluciona tanto por las observaciones directas que en la naturaleza hacen los especialistas, como por el avance de otras ciencias. La física de Newton permitió elaborar nuevas teorías sobre la estructura interna de la Tierra; la química de Lavoisier influyó en un mejor conocimiento de las rocas y los minerales; los conceptos evolucionistas de Darwin fueron aplicados en la geología.


Para fines del siglo pasado y principios del actual, la física y la química se transforman con los descubrimientos de la radiactividad, de los rayos X y de la estructura atómica. La geología aplica métodos cuantitativos y su alianza con otras disciplinas da origen a terceras: la geofísica y la geoquímica son las principales; de la unión de la geología y la geografía física surgió la geomorfología, ciencia o disciplina del relieve terrestre. El estudio y comprensión de éste se basa en una trilogía: agente, proceso y forma. El primero es el sujeto que lleva a cabo una acción (el agua de los ríos, el viento, el magma, etc.); el proceso es la acción que realizan los agentes: erosión (destrucción), acumulación, volcanismo, etc.; la forma es el resultado, el objeto: valles, dunas, deltas, volcanes, etcétera.

GRUPO DE SISMOLOGÍA.

El Grupo de Sismología del Departamento de Geofísica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile realiza investigación en las áreas de Sismotectónica, Fuente Sísmica, y Análisis de Movimientos Fuertes, manteniendo una estrecha relación con organismos y Universidades internacionales y regionales. Es el único grupo a nivel nacional que imparte docencia de postgrado en la especialidad de Sismología, apoya la docencia de pregrado de la Escuela de Ingeniería de nuestra Facultad, y tiene la responsabilidad del Servicio Sismológico Nacional. Actualmente, el grupo está constituido por cuatro Doctores en Sismología de jornada completa y dos de jornada parcial, quienes lideran varios proyectos de investigación de carácter nacional y regional, en uno de los países más sísmicos del mundo.

ANTECEDENTES.

Chile está ubicado en una de las regiones sísmicamente más activas del mundo. Durante el período sísmico que se extiende desde el fin del siglo XVI hasta el presente, un sismo de magnitud 8 ha ocurrido en promedio cada 10 años. Prácticamente todos ellos han provocado pérdidas humanas y económicas considerables. Los niveles de vulnerabilidad y exposición debidos a los efectos de los sismos son, por ende, altos.

La sismicidad en Chile está caracterizada por al menos tres rasgos de importancia: número de sismos por unidad de tiempo, gran tamaño y una diversidad de ambientes tectónicos donde estos ocurren (zonas sismogénicas).

Los desafíos que enfrenta nuestro país ante el problema sísmico nacional hacen relevante y pertinente avanzar aún más en esta área, especialmente hacia una propuesta integral de alto nivel materializada en un futuro próximo en un programa de doctorado en Geofísica Interna con mención en Sismología y/o en Ciencias de la Ingeniería Sismorresistente o Ingeniería Sísmica. Esta necesidad es, además, compartida por los países Sudamericanos con alto grado de sismicidad, desarrollo económico y social semejante al nuestro, pero sin una masa crítica de especialistas como la existente en nuestra institución.

En resumen, porque Chile está permanentemente expuesto a los devastadores efectos de los terremotos, la investigación en este tema presta un servicio directo a toda la población del país. Chile es un laboratorio natural excepcional para entender los fundamentos de los procesos sísmicos. Los datos sobre eventos sísmicos son excepcionales en esta parte del mundo y la integración de esta información hacia una comprensión exhaustiva del comportamiento de los sismos reposa esencialmente en la capacidad de la ciencia sísmica nacional.

HISTORIA DE LA SISMOLOGÍA EN CHILE.

Desde la fundación de la primera universidad en 1842, naturalistas como Darwin, Graham, Domeyko, Pissis y muchos otros se interesaron en la descripción y el estudio de los terremotos en Chile debido a la alta tasa de actividad sísmica que presenta. Durante la primera década del siglo XX, el gran terremoto de Valparaíso de 1906 impulsó al gobierno chileno a crear un Servicio Sismológico, uno de los primeros observatorios sismológicos del mundo, liderado por el destacado científico Francés F. Montessus de Ballore.

Este observatorio comenzó el registro sistemático de sismos. Gracias a ello tenemos disponible hoy uno de los mejores catálogos de sismos históricos existentes que describe los grandes eventos desde 1540 hasta el presente. Esta tradición en estudios sismológicos ha sido reconocida y continuada desde ese entonces.

A fines de los años '60 y comienzo de los '70, el Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile fue considerado por la OEA (Organización de Estados Americanos) como un centro de excelencia en sismología. Muchos estudiantes latinoamericanos obtuvieron su Master en Chile en esa época y están actualmente trabajando en universidades del extranjero.

De la colección de enero Kozak: Ilustración del daño a la iglesia en el terremoto de Kiev de 1320, reproducido de imagen coloreada en el Chronicle ruso. (MS Original en la biblioteca del estado, Moscú)

El día 30 de Abril del 2003, las 11:00 horas, fue inaugurada la Estación Sismológica "San Cristóbal", con tecnología de última generación. La instalación y operación de esta estación es el resultado de un esfuerzo del Departamento de Geofísica de la Facultad, con el Gobierno Regional y el Serviu.


AREAS DE INVESTIGACIÓN.

La investigación realizada por el Grupo de Sismología tiene una orientación regional y nacional, y en consecuencia, una preocupación particular de estudiar los sismos en el país. Las líneas de investigación permanentes cultivadas por el Grupo de Sismología tienen una proyección internacional reflejada en un importante número de publicaciones ISI, y están centradas en cuatro áreas principales: sismo, tectónica, proceso y física de la fuente sísmica y análisis de movimientos fuertes.

Estas áreas han sido reconocidas como importantes y prioritarias por el Grupo de Sismología, especialmente su impacto en la comprensión de los fenómenos tectónicos del margen Andino y por sus implicancias en ciencias de la ingeniería sísmica. Se ocupa de los problemas fundamentales de la evaluación del peligro y riesgo sísmico, esto es, la descripción de los efectos de los sismos locales y regionales expuesta en términos útiles a los científicos, ingenieros, reguladores y otras autoridades públicas. También promueve la instalación de redes de banda ancha y la creación de bases de datos.

SISMOTECTÓNICA

Las investigaciones relacionadas con la geometría y estructura de la placa de subducción a lo largo de Chile comenzaron hace más de 15 años. Se pusieron en marcha entonces varios programas en colaboración con diferentes instituciones (CONICYT, Chile; IRIS-PASCAL, EE.UU.; Fundación Andes; Institut de Physique du Globe de Strasbourg, Francia, IRD, Francia; Universidad Autónoma de México; Universidad de Arizona, EE.UU.; École Normale Supérieure de París, Francia; GFZ- Potsdam, Alemania; Carnegie Institución, EE.UU.; FONDECY, Chile; ECOS, Chile, Francia; Institut de Physique du Globe de París, Francia; Comunidad Europea, CEE). Todos estos proyectos necesitaron la instalación temporal de redes sísmicas en regiones seleccionadas del norte, centro y, recientemente, del sur de Chile. Adicionalmente, el Grupo de Sismología ha participado en análisis de terremotos fuera del territorio nacional como por ejemplo Costa Rica, 1991 (Mw=7.7), Venezuela, 1997 (M=7.0), Izmit, Turquía 1999 (Mw=7.7), y sur del Perú, 2001 (Mw=8.4).

FUENTE SÍSMICA

Los primeros estudios de las características sísmicas de los terremotos chilenos comenzaron con el análisis de algunos grandes eventos del norte de Chile usando estaciones de la red sismológica mundial WWSSN. El análisis de formas de onda y estudios de fases múltiples de ondas de volumen es realizado por el Grupo de Sismología utilizando los registros de los terremotos en las estaciones de las redes mundiales.

Los nuevos avances en la tecnología satelital para el estudio de los procesos involucrados en la ocurrencia de los sismos también han ido incorporándose en Chile gracias a una fuerte colaboración con instituciones internacionales en ésta área. Es así como desde comienzos de los '90, y gracias a un programa de colaboración franco-chileno, se han incorporado además de redes sísmicas, redes de GPS en toda la zona Norte de Chile con el objeto de estudiar la evolución espacial y temporal de los procesos involucrados en el Ciclo Sísmico. Últimamente el grupo ha incorporado las técnicas SAR de interferometría Radar.

A mediados de los '90, en estrecha colaboración con el Institut de Physique du Globe de Paris, , se instaló la estación sismológica de Peldehue (PEL) en recintos del Centro de Estudios Espaciales de la Universidad de Chile, a unos 40 Km. al norte de Santiago. Esta correspondió a un nodo de la red sismológica global francesa GEOSCOPE y fue la primera estación de banda ancha instalada en Chile, funcionando ininterrumpidamente desde entonces. Esto ha permitido un importante avance en la comprensión de los procesos físicos involucrados en la fuente sísmica de los eventos ocurridos en nuestro territorio. Desde 1996, gracias al aporte financiero de la Comunidad Europea y CONICYT, se inició un ambicioso programa multidisciplinario para estudiar la laguna sísmica Constitución-Concepción, la más antigua del país, incorporando redes sísmicas locales y una red de GPS.

http://www.dgf.uchile.cl/investsismo.html
http://met.dgf.uchile.cl/clima/
http://www.atmosfera.cl/
http://ssn.dgf.uchile.cl/


Estaciones sismológicas en la Región Metropólitana

Estación Sismólogica de Cerro San Cristóbal

FOTOS DE TERREMOTO DE 1960 EN VALDIVIA

Calle Arauco Valdivia lado Liceo de Niñas

El rio subiendo 45 min despues

Calle Valdiviana

Valdivia mirando desde Plaza a isla Teja

Puerto Montt acceso norte
TIPO DE ESTACIONES SISMOLOGICAS

Clasificación de la Estación Sismológica por:

Tipo de Componentes
1 Componente: Indica monitoreo de la onda sísmica sólo en su componente vertical.
3 Componentes: Indica monitoreo de la onda sísmica en su componente VERTICAL, NORTE-SUR y ESTE-OESTE.

Tipo de Sensores
Periodo Corto: Instrumento Sismológico que permite detectar sismos locales.
Periodo Largo: Instrumento Sismológico que permite detectar sismos de origen lejano (distancia mayor a 1000 Km.).
Acelerómetro: Mide las aceleraciones generadas por un sismo local sobre la superficie de la tierra.
Banda Ancha: Instrumento Sismológico que permite registrar sismos en un amplio rango dinámico. Esta característica le permite detectar ondas sísmicas producidas tanto por sismos de pequeña como de gran magnitud.

Sistema de Posicionamiento Global (GPS)
Consiste en un sistema satelital desarrollado por los EEUU que consta de una red de 24 satélites operativos que orbitan la tierra a unos 25000 km. de la tierra. En forma simultánea, el receptor, capta las señales de al menos cuatro satélites, traduciendo dicho código en la posición de la antena receptora y una referencia temporal de dicho punto.
Existen dos tipos de GPS: los navegadores, utilizados por el mundo civil, ya que son los más económicos, pero a la vez poseen un margen de error de 30 metros; los GPS geodésicos son utilizados para estudios de alta precisión, por ejemplo, seguimiento de movimientos tectónicos.
Número de Estaciones por Región: Tipo Estación
I Región:
GPS geodésica permanente 11
II Región:
Periodo Corto, 3 Componentes 3
Acelerómetro, 3 Comp. permanente 1
Banda Ancha, 3 Componentes 1
GPS geodésica permanente 8
III Región:
Periodo Corto, 3 Componentes 4
Banda Ancha, 3 Componentes 1
IV Región:
Periodo Corto, 3 Componentes 2
Acelerómetro, 3 Comp. permanente 4
Banda Ancha, 3 Componentes 1
GPS geodésica permanente 5
V Región:
Periodo Corto, 1 Componente 5
Periodo Corto, 3 Componentes 1
Acelerómetro, 3 Comp. permanente 1
Acelerómetro, 3 Comp. semipermanente 5
GPS geodésica permanente 2
VI Región:
Periodo Corto, 1 Componente 4
Acelerómetro, 3 Comp. semipermanente 3
VII Región:
Periodo Corto, 1 Componente 1
Periodo Corto, 3 Componentes 3
Acelerómetro, 3 Comp. permanente 2
Acelerómetro, 3 Comp. semipermanente 1
GPS geodésica permanente 3
VIII Región:
Acelerómetro, 3 Comp. permanente 2
Banda Ancha, 3 Componentes 1
IX Región:
Periodo Corto, 3 Componentes 2
X Región:
Periodo Corto, 3 Componentes 3
XI Región:
Periodo Corto, 3 Componentes 1
Banda Ancha, 3 Componentes 1
XII
Región No hay
Región Metropolitana
Periodo Corto, 1 Componente 4
Periodo Corto, 3 Componentes 3
Acelerómetro, 3 Comp. permanente 9
Acelerómetro, 3 Comp. semipermanente 1
Banda Ancha, 3 Componentes 5
GPS geodésica permanente 2
GPS geodésica semipermanente 1